HOME CONTACTO www.bradol.com
NOTICIAS VIDEOS FOTOS ZONA DE PILOTOS HISTORIA FORO BLOG

DE ARANDA A MARQUEZ,

MAS DE 80 AÑOS DE ÉXITOS

DEL MOTOCICLISMO DE VELOCIDAD ESPAÑOL

 

De 1928 a 2012. De Aranda a Márquez y de Cañellas a Barberá. De la International Cup al Mundial. De las carreras en El Retiro y la Rabassada a los circuitos de Montmeló, Cheste y Alcañiz. De los 50 cc a las grandes cilindradas y el MotoGP. Los españoles han sido protagonistas de las mejores carreras internacionales.

 

LOS PIONEROS

 

Aranda, Ortueta, Cañellas, Nieto, Tormo, Pons, Crivillé, Pedrosa... pero por encima de todos el  alemán Gottlieb Daimler. Los primeros son algunos de los españoles que forman parte de la historia del motociclismo. El teutón es, en cierto modo, el padre del motociclismo. De su mente surgió la idea de mecanizar los medios de transporte e instalar un motor de combustible a una bicicleta de madera en el año 1885. Había nacido la motocicleta.

 

Las primeras competiciones de las que se tienen constancia datan de finales del siglo XIX sobre carreteras abiertas en Francia, Bélgica, España. La gran cantidad de accidentes mortales obligó a suspender este tipo de pruebas y motivó la aparición de carreras en calzadas cortadas la tráfico como la Copa Internacional organizada por el Auto Cycle Club en 1903.

La primera carrera de velocidad tuvo lugar en la isla de Man. Esta prueba todavía se disputa hoy en  día en un circuito urbano y es conocida como el TT (Tourist Trophy).

 

Mientras el motociclismo se expandía por Europa, ¿qué ocurría en España? La pasión por las motos caló en el ámbito deportivo. Recorridos cerrados albergaron las primeras pruebas en varias ciudades. Madrid, Barcelona o Bilbao se convirtieron en punto de encuentro de los mejores pilotos nacionales e internacionales, como ocurría en las célebres carreras madrileñas de las XII horas.

 

Desde 1928 el motociclismo español contó con su primer gran campeón en la persona de Fernando Aranda. Hasta su retirada en 1952, este aragonés, nacido en 1910 en Tamarit de la Llitera en la provincia de Huesca, se convirtió en todo un fenómeno. Su contacto con el motociclismo se inició en Barcelona en 1920 al trabajar en la fábrica que construía las motos Alpha. Su compañero Simó, que había montado su propia moto de pequeña cilindrada, se lesionó en los entrenamientos del campeonato de Cataluña. Aranda le pidió la moto y ganó la prueba (1927).

 

En 1928 llegó su consagración al acabar tercero en Granollers con la moto inglesa New Imperial en el GP de Europa. Su nombre cobró resonancia internacional en 1931 en su primera salida al extranjero al acabar segundo en el Gran Premio Continental (500 cc), celebrado en el autódromo de Littorio en Roma. Ese año también se erigió como campeón de España.

 

Entre 1933 y 1934 corrió en numerosas pruebas en Portugal, Inglaterra, Francia, Holanda, Italia y Bélgica con su Velocette 350 cc, con la que también participó en la categoría de 500. Cualquier carrera de renombre que se celebrara en Europa no podía permitirse prescindir de Aranda entre sus participantes. En 1934 se retiró tras una grave caída.

 

Pero su pasión por las motos corría de tal modo por sus venas que catorce años más tarde reapareció. Con una Triumph de cinco caballos fue segundo en el Gran Premio de Valencia. Hasta 1952 su estilizada figura se deslizó por San Remo, Perpiñán, Burdeos y Pau. Su excelente pilotaje le permitió establecer el récord del circuito de Montjuic (1950) y alzarse con el triunfo en un sinfín de pruebas, en algunas de las cuales se imponía a máquinas superiores, como ocurrió poco antes de retirarse cuando en Alicante venció en las tres categorías (75, 350 y 500), con la particularidad que en las dos últimas pilotó una Guzzi de 250.

 

Javier de Ortueta, coetáneo de Aranda, inició sus actividades motociclistas en 1932 y en el transcurso de treinta y tres años ininterrumpidos se proclamó 9 veces campeón de España, vencedor absoluto en más de 150 Premios Internacionales, así como de infinitas pruebas de carácter nacional, en las que conquistó 325 trofeos. Sus duelos con Aranda, Ernesto Vidal o Juanito Kutz marcaron los años cuarenta y cincuenta. Éste último, tras ser campeón nacional de decatlón, se cambió al motociclismo en 1947. Debuto en la subida a Santo Domingo, y a pesar de sufrir una caída, no desistió y pronto llegaron los triunfos en las carreras como la subida a Navacerrada, a la Dehesa de la Villa, el Campeonato de Cataluña de aficionados y un largo etcétera. Cada triunfo quedaba reflejado en su casco y en su moto con una raya roja.

 

EL NACIMIENTO DEL MUNDIAL

 

Hace más de medio siglo que arrancó el Mundial de motos (1949). La Federación Internacional de Motociclismo (FIM) lanzó esta competición para cinco categorías: 125, 250, 350, 500cc y sidecares. En estos 56 años, España ha sumado 27 títulos (8 en 50, 4 en 80, 11 en 125, 3 en 250 y 1 en 500).

En 1950 en circuito de Montjuic, bajo la organización del Real Moto Club de Cataluña, acogió el primer Gran Premio de España (17 abril). El italiano Nelo Pagani ganó en 125 y en 500, el inglés Wood hizo lo propio en 350, mientras que el también italiano Milani venció en sidecars. Ortueta fue el mejor español al acabar segundo tanto en 350 como en 500.

 

Esta prueba pasó a englobar el calendario mundialista un año más tarde, gracias a la profunda renovación que afrontó el circuito de Montjuic: amplió su longitud hasta los 6.033 metros (2.283 más de los que gozaba con anterioridad) y presentó un  trazado exigente con 24 curvas. Leoni (125), Wood (350) y Masetti (500) fueron los vencedores. Los pilotos españoles se quedaron a las puertas del podio: Aranda, cuarto en 350 con una Guzzi de 250; Montané, también cuarto en 500; y Soler Bultó (varias veces campeón de España), quinto en 125. Ellos fueron los primeros en puntuar en un Gran Premio.

 

Pasaron tres años hasta que un español acabó una cita mundialista entre los tres primeros: José Antonio Elizalde fue tercero en el Gran Premio de España (4/10/1954) a lomos de una Montesa.

 

Los grandes éxitos quedaron reservados a para finales de los sesenta, aunque está década tiñó de luto al motociclismo español. El 30 de mayo de 1965 falleció Ramón Torras en el circuito urbano de Comarruga, durante la disputa de la segunda edición de la prueba de velocidad Brisamar. Torras se estrelló contra un pino cuando le faltaba media vuelta para concluir la carrera. Por aquel entonces, marchaba tercero en el Mundial de 250 tras tres pruebas disputadas.  A sus veinte años había saboreado las mieles del éxito al ganar el XXI Premio Internacional de Madrid y el de San Remo. Torras, con cuatro títulos nacionales de velocidad, era uno de los pilotos nacionales más esperanzador. Los malos augurios se disiparon en la recta final de la década.

 

Salvador Cañellas protagonizó en 1968 el primer gran éxito español en un Mundial. El 5 de mayo, sobre una Bultaco y en Montjuic, se alzó con el triunfo en el GP de España en 125. Un año después, el fenómeno Ángel Nieto cobró forma. El piloto zamorano se consagró al proclamarse campeón del Mundo de 50cc en el circuito alemán de Sachsenring. Su triunfo coincidió con el tercer puesto de Santi Herrero en la clasificación final de 250cc, que con una Ossa ganó tres citas mundialistas (España, Francia y Bélgica). Con dos campeonatos de España a sus espaldas (250cc), su prometedora carrera se truncó en 1970, cuando falleció víctima de las secuelas del accidente que sufrió el 8 de junio, durante la disputa del Tourist Trophy en la isla de Man.

 

LA ERA DE ÁNGEL NIETO

 

Nieto debutó con 17 años en el Mundial (1964). Concluyó quinto en el GP de España de 50cc (cilindrada que nació en 1962 y se mantuvo operativa hasta 1984, cuando fue sustituida por los 80). No fue hasta 1967 cuando participó de forma continuada en el Mundial y alcanzó su primer podio (segundo en Holanda). Esa temporada y la siguiente finalizó cuarto en 50 y en 1969 se apoderó de su primer título. Con Derbi ganaría cuatro títulos: dos en 50 (1970 y 1972) y dos en 125 (1971 y 1972). La retirada de Derbi al finalizar 1972 le obligó a cambiar de equipo. Primero probó con la Morbidelli 125, pero no consiguió los resultados esperados. Nieto regresó a la categoría de 50cc en 1975. Con Kreidler y la ayuda de la Federación Española se  alzó con el título. Al año siguiente entró en Bultaco y sumó dos campeonatos más en 50. En 1978 fue repescado por Minarelli y se hizo con dos entorchados en 125 (1979 y 1981). Su éxito tuvo continuidad con Garelli, con quien logró tres títulos más en 125 (82, 83 y 84). En los últimos años de competición Nieto volvió a Derbi para rubricar su último triunfo. El 21 de julio de 1985 en Le Mans sumó su victoria número 90 (62 en 125, 1 en 80 y 27 en 50) y se retiró tras disputar el Mundial de 80 en 1986. Sus trece Mundiales, o en sus propias palabras los 12+1, son un registro al alcance de muy pocos. Sólo Agostini le supera con 15 (7 en 350 y 8 en 500).

 

Cuando Nieto se marchó a 125, la categoría de 50 no quedó exenta de triunfos nacionales. Ricardo Tormo cogió el testigo. El piloto valenciano debutó en el Mundial de 1973. Su primer triunfo data de 1977 (Suecia). Se proclamó campeón del Mundo de 50cc en 1978. En 1981 repitió título con Bultaco, cuyas motos adquirió tras deshacerse la escudería en 1979 y con las que corrió como piloto privado. Con nueve campeonatos de España (4 en 50cc y 5 en 125cc), su carrera deportiva se truncó el 23 de abril de 1984, cuando sufrió un grave accidente mientras probaba su nueva moto. Tras someterse a 28 operaciones en su pierna derecha, Tormo no pudo volver a la competición aunque siguió vinculado al mundo del motociclismo hasta que falleció víctima de una leucemia en 1998. Su figura permanece viva en el mundo del motociclismo al dar nombre al circuito de Cheste.

 

Nieto monopolizó los años setenta, pero no se puede reseñar la historia del motociclismo español sin citar a Víctor Palomo. Campeón del Mundo de Esquí Naútico, fue el primer piloto privado. Disputó los Mundiales de 250 y 350. Una sonada victoria en Montjuic coronó su carrera en una prueba de 350cc inolvidable (22/09/1974). Su mayor triunfo fue la Copa FIM de 750cc (1976), que al año siguiente se convirtió en Campeonato del Mundo.

 

Cuando Nieto y Tormo dominaban las pequeñas escuderías, brotó en Jorge Martínez Salvadores, más conocido como Aspar - diminutivo de 'espardenyers' (alpargateros, apodo de la familia que tenía un negocio de alpargatas)- el gusanillo por las motos. Empezó a correr con 15 años, después de que Adrián Campos le regalara una Bultaco Streaker. Cuando Derbi decidió volver al Mundial, Campos montó un equipo con Ricardo Tormo y él. Tras el fatídico accidente de Tormo, Aspar asumió la responsabilidad del Mundial. En 1981 se proclamó Campeón de España de 50cc, y en 1984 obtuvo su primer triunfo internacional al vencer en el Gran Premio de Holanda de 80cc. En esta misma cilindrada consiguió los campeonatos mundiales de velocidad en 1986, 1987 y 1988, año en el que también se adjudicó el Mundial en 125 c.c. A fines de la temporada 1997, en la que aún subió tres veces al podio (3º GP España, 2º GP Italia y 3º GP Indonesia), se retiró de la competición.

 

 

LA HEGEMONÍA ESPAÑOLA EN EL MUNDIAL

 

En la década de los ochenta España se convirtió en el país que más títulos y victorias obtuvo y, junto a Italia, el que más campeones coronó. Los españoles sumaron trece títulos mundiales y 103 triunfos en grandes premios, a pesar de que le piloto más laureado fue Anton Mang (5 mundiales y 40 victorias). Las pequeñas cilindradas fueron patrimonio español, una hegemonía que quedó para la historia con la desaparición de 50 y 80cc. En 250 el empuje de Pons y compañía les llevo a dominar esta cilindrada con el permiso del alemán Mang. Sito (15 victorias), Garriga (3) y Cardús (1) no se cansaron de subir al podio. La cilindrada de 350 vivió su final, marcado por el dominio de Mang. La categoría reina siguió siendo un coto cerrado para los nuestros. En 1986, Aspar ganó en 80 con 'Champi' Herreros como subcampeón, puesto que firmó Pons en 250. Dos años más tarde Sito logró su primer Mundial en el cuarto de litro.

 

El año 1989 fue mágico para el motociclismo nacional. España firmó un triplete con Herreros (80), Crivillé (125)y Pons (250). El deporte de las 2 ruedas tocó techo. Nadie podía imaginar la sequía de títulos que se cerniría sobre el motociclismo español. Cardús rozó el título en 1990, pero se conformó con el subcampeonato en 250. Cadalora, Capirossi, Raudies, Biaggi, Aoki, Rainey o Doohan reinaron en los noventa. Éste último dominó durante cinco años consecutivos la categoría de 500 (1994-1998). Su reinado se extinguió y Álex Crivillé accedió al Olimpo de los campeones.

 

Tras ser Campeón del Mundo en 125, en 1990 pasó a correr en 250. En 1992 debutó en la máxima categoría con Honda. En Assen, 'Crivi' se convirtió en el primer piloto español en subir a lo más alto del podio en 500 (27/06/1992). En 1999 se alzó con el título, el primero para el motociclismo español. Crivillé ganó seis carreras (Jerez, Francia, Italia, Cataluña, Inglaterra y San Marino) y su superioridad fue aplastante. A partir de ese momento vivió todo un calvario, que desembocó en su retirada en mayo de 2002. El triunfo de Crivillé en 500 coincidió con el de Emilio Alzamora en 125, éste sin haber ganado una sola carrera pero con un extraordinario pilotaje y una gran regularidad.

 

EL SIGLO XXI

 

Los primeros años del nuevo siglo han supuesto la eclosión de una nueva hornada de pilotos nacionales.  La saga Nieto volvió a rugir sobre el asfalto con Pablo y Fonsi. El descaro de la adolescencia se hizo patente con Jorge Lorenzo y Héctor Barberá (autor, en el circuito de Estoril el 5 de septiembre de 2004, de la victoria mundialista número 250 de España). Dani Pedrosa, vencedor de 125 en 2003, se hizo con el Mundial de 250 en 2004, un año en el que el motociclismo español volvió a lo más alto. Además, Pedrosa con sus trece podios (7 victorias, 5 segundos puestos y un tercero) batió el récord de presencias en un cajón que ostentaba Sito Pons (12) desde 1989. Los subcampeonatos Mundiales de Sete Gibernau (MotoGP) y Barberá (125) se unieron a los 54 podios españoles, una marca que superó el récord nacional, fijado en 52 desde 1988. En 2005 Dani Pedrosa volvió a dominar claramente con 8 victorias en 250 c.c., siendo el único español entre los tres primeros del cajón en todas las cilindradas, propiciando así su gran salto a la categoría reina el 2006.

 

En 2006 los nuestros volvieron a estar arriba. Jorge Lorenzo dominó en 250cc y Alvaro Bautista hizo lo propio en 125 cc. Por poco no se alcanzo el triplete español ya que fue el compañero de Pedrosa, Nicky Hayden el que ganó en MotoGP. En el 2007 Lorenzo volvió a demostrar su calidad ganando nuevamente los 250cc lo que le valió el salto a la MotoGP.

 

Tras un 2008 sin ningún titulo, en el 2009 Julián Simón se alzó con el titulo de 125cc y se pudo ver  la eclosión de jóvenes pilotos como los hermanos Espargaró, Nico Terol, Sergio Gadea, Alvaro Bautista, y Marc Marquez.

 

El 2010 fue una auténtica fiesta del motociclismo de velocidad español. Triplete nacional con Jorge Lorenzo vencedor en MotoGP, Toni Elias llevándose el primer campeonato de la nueva categoría Moto2, y un memorable Marc Márquez conquistando de forma épica su primer mundial  en 125 cc. Los tres habiendo pasado en algún momento de su formación como pilotos por la escuela Monlau Competición.  Pero además debemos de destacar los 2º puestos de Pedrosa en MotoGp, Simón en Moto2, y Nico Terol en 125cc, categoría en la cual de las 17 carreras disputadas en la temporada solamente una de ellas no la ganó un español.

 

Todos estos pilotos son ahora mismo los herederos de aquellos primeros pilotos intrépidos que convirtieron su pasión por la velocidad sobre las dos ruedas en todo un deporte.

 

 

HISTORIA
FERNANDO ARANDA el autntico pionero del motociclismo espaol
JUAN GARRIGA el mtico
EMILIO ALZAMORA el rey de la frenada
 
Usuarios Registrados del Foro
Usuario
Clave
  Olvidé mi clave CLICK AQUI
Enviar a un Amigo   Favoritos   Twitter   Facebook
 
Videos
  más videos
MOTOSTUDENT 2012 parte 1

MARC GARCA 2012

Jorge Navarro, presentacin 2011

 
ZONA de PILOTOS
JORGE NAVARRO SANCHEZ
Chat en vivo
MARC GARCIA
Chat en vivo
 
BLOG
Encuesta
Que opina de nuestra nueva Web?
Excelente
Muy buena
Regular
[Ver resultados]
 
Brugarolas, S.A.
Camino de la Riera, 36 - 44
08191 Rubí (Barcelona)
España
Telf.: (+34) 93.588.31.00
Fax: (+34) 93.588.29.95
e-mail: comercial@brudisa.com
visualweb